miércoles, 26 de mayo de 2010

Vuelve el perro arrepentido






"Vuelve el perro arrepentido con el rabo entre las patas" dice el dicho... Por qué será que siempre vuelven? Ya sea para pedir perdón, para volver a la relación o simplemente para aparecer y romper las bolas de nuevo... En realidad la pregunta tendría ser en vez de por qué, con qué necesidad????

Si una está bien, tranquila, feliz, con lo que costó superar la pérdida... vuelven porque realmente les importa o para hacerse notar que siguen ahí? Es como recordarle al inconsciente que todavía esa persona no se va de nuestras vidas, abrir nuevamente esa llaga, ponerle sal y hacer que arda, hasta que vuelva a sanar.

En esta situación tenemos dos opciones: o ignorarlo y hacer que nada pasó, o darle cabida, enfrentarlo y ponerle a él todas las dudas... Porque si él desaparece y una le está atrás cual perro faldero, lo que hacen es ignorarnos, creerse que nos tienen cuando quieren y toda las boludeces que piensan. Pero, qué pasa si la que desaparece es una? Ahí es el momento en el que vuelven a caer en la red, y es cuando nosotras tenemos las riendas de la situación. El problema es saber para qué lado dirigirnos, si queremos cagar las cosas, o si en cambio queremos que ellos sean los que estén atrás nuestro como solíamos estar nosotras.

No es algo fácil de decidir, porque desde el momento en que ellos se alejaron está más que claro que las quedamos más enganchadas fuimos nosotras, y lo más normal e incoherente es volver a esa especie de relación que había. Pero hay que ser fuertes, tener eso que llaman amor propio, hacernos valer y hacer todo lo contrario, o sea, lo anormal pero coherente. Si aparece contestale, si quiere hablar, hacelo, pero nunca dejes de tener presente el por qué llegaron a esa situación y lugar, que la culpa no la tuviste vos, que él desapareció y que tiene que llegar a ser campeón de remo para volver a estar con vos. Seguramente sos una mina de fierro y él en su momento no lo supo aprovechar... esta segunda vuelta que le cueste, que se esfuerce, y si ves que vale la pena, dale otra oportunidad!

6 comentarios:

  1. "Pero te advierto que este tren consejero que no sabe lo que es mirar atrás me ha dicho que en tu estación no va a parar"
    o sino:

    "Ya estoy bien, ya me ordené en mi desorden y aquellas voces no me hablan más. Por favor mentime y dame la espalda.. OTRA VEZ NO QUIERO PATINAR!" ♪

    Yo aprendi que segundas oportunidades, "tal vez" (igual siempre terminan siendo un "siempre" por como somos nosotras las mujeres)pero terceras oportunidades NUNCAAAA ;) ahi te das cuenta que posta no va más..!

    ResponderEliminar
  2. aahh cuanta verdad hay en esta nota

    ResponderEliminar
  3. MMmmmm... mira todo eso es parte de la naturaleza humana,una persona huye cuando tiene miedo o se ciente amenazado...(no estoy diciendo q ese haya sido el caso xD).
    uno a medida q va adquiriendo experiencia,ira aprendiendo cuando dar una oportunidad y cuando no.todo depende tambien de las circunstancias.
    bueeeeeee en fin esto ya se volvio demaciado largo. un beso t deceo lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. VOLVIO MI PERRO... NO SE SI ARREPENTIDO, PERO VOLVIO!!!! JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  5. Mire, también se dice que el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. Yo le diría que le permita volver y que se arrepienta todo lo que quiera, pero por un tiempo no le dé de comer =P
    Sólo de esa manera va a probar su lealtad, ja!

    (le aviso que por mi blog le dejé un regalo... tómelo o déjelo)

    ResponderEliminar
  6. Que hacer en esta situación esa es la gran cuestión.Me esta pasando algo parecido, va la vardad que no se que me esta pasando,porque sinceramente no lo entiendo.No se que pretende con su vuelta,porque a mi no me va el "seamos amigos",NO! amigos las pelotas querido...pero como me doy cuenta si lo que quiere es volver a intentar algo o simplemente romperme la tranquilidad que había conseguido,¿comooo?, ahí esta la GRAN pregunta.
    Uff,que complicado que es todo.

    ME ENCANTA ESTE BLOG :)

    ResponderEliminar